Saturday, February 02, 2008

 

«Construir una maqueta es a veces un trabajo de arqueología»

________________________________________________________________

DiarioVasco.com
By Mikel Soro
February 02, 2008


Jesús María Perona es uno de los seis modelistas navales que hoy sábado reciben la Medalla de Oro de la Sociedad Oceanográfica de Gipuzkoa, la del Aquarium. La entidad presidida por Vicente Zaragüeta premia y honra públicamente a estos artistas de la maquetación naval con motivo de los actos de su centenario. Son, además, Javier Seminario, Juan Palmer, Julián Louvelli, Crispín Mola y Antxon Ciaurriz.

- Usted es carpintero y ebanista. ¿Nada que ver con la mar?

- Sí, mucho. Soy de Orio. Mis abuelos y tíos eran arrantzales. Mi bisabuelo, Ibargoien, estaba en la trainera que capturó la ballena cuyo esqueleto está en el Aquarium. Mi padre era barnizador y trabajaba en el astillero oriotarra. Cuando se botaba un barco era una fiesta que a mí me cautivaba.

- ¿Siempre ha hecho maquetas de barcos?

- Desde muy joven. Recuerdo que con 7 años mi aitá me llevó a las regatas de La Concha y nos avisó que luego nos llevaría al Aquarium, a ver los peces vivos, cosa que no había visto nunca. Vimos las regatas y nos llevó. Nos asombró el esqueleto de la ballena y yo pensaba que ver los peces nadando me iba a impresionar. Pero no, lo que más me llamó la atención fueron los modelos de los barcos de la Armada: En Nepomuceno, la nao Victoria... Recuerdo que eran de Joaquín Cortés, que fue además alcalde de Orio. Me maravillaron. Pensé: volveré aquí y cuando sea mayor haré estos barcos.

- ¿Cuántos ha hecho a sus 56 años?

- Más de cien. Cuando pasé del centenar dejé de contarlos.

- La nao ballenera vasca del siglo XVI está precisamente expuesta en el Aquarium.

- Es un honor. Es una de las más grandes. Se trata de una reconstrucción siguiendo un estudio de la investigadora canadiense Selma Huxley. Con Miguel Laburu seguí la forma de construirla. La hice a escala 1/20 y mide 1,50 metros. Utilicé madera de ese siglo, procedente de unos solibos viejos de la parroquia de Orio que había renovado la torre en los años cuarenta. Era una madera muy sólida que me costó mucho trabajar.

- Otra es la nao Nuestra Señora de la Concepción y de las Ánimas, que está en el Museo Naval de Madrid.

- No puedo estar más satisfecho de que el almirante responsable del museo la tenga allí.

- ¿Por qué?

- Pues porque se trata de un trabajo de once años llevado a cabo junto con los alumnos y un catedrático de Ingeniería Naval de Madrid. Tiene tres metros de largo, realizada pieza a pieza. Tiene más de 2.000, con 90 cañones en tres cubiertas y otras dos en la bodega. Era la capitana de la Armada en el Océano Atlántico, medía 60 metros y desplazaba 500 marineros y otros tantos soldados con 1.500 toneladas. Aquí utilicé maderas nobles actuales: nogal, roble, caoba.

- ¿Los planos los busca, o están bien localizados?

- Unos modelos se hacen con el kit que trae todo preparado. Enseña cómo montarlo. Otro sistema habitual es coger un plano de un museo o de un libro de barcos y crear tú mismo las piezas. Otro es la investigación. La Capitana se construyó sin planos porque en aquella época no existían. Buscamos el contrato de costrucción, las Ordenanzas Reales y aplicamos la lógica. Hicimos el dintel y luego el resto. El dintel de la nao ballenera es como el corazón. En Gipuzkoa hay siete, dignos de todo ciudado porque son reliquias que a todos los museos les gustaría exhibir. Dos están en Errenteria, uno en Pasaia, otro en Orio, dos en Mutriku y uno en Plentzia. Ahí se ve lo que es una nao vasca. En la Capitana manejamos un manuscrito de 1688, como un diario de construcción. Eso es hacer arqueología.

- ¿Hay que ser carpintero o experto en barcos?

- No, qué va. En nuestro grupo de modelistas hay gente de todas las profesiones y oficios. Lo que rige aquí es la pasión.

- Y que son ustedes unos manitas y a veces artistas...

- Creo que somos manitas. Aunque a veces salen obras de arte. Como las que se expusieron hace un par de años en Kutxa del Boulevard.

- ¿Hay cantera?

- Sí, en nuestro grupo hay más gente. Calculo que seremos más de sesenta. Muchos de ellos con méritos para esta medalla que nos dan ahora a seis modelistas. Lo que pasa es que esto es una pasión que puedes hacerla a gusto cuando te jubilas...

- ¿Estos modelos tan sofisticados tienen luego un reflejo económico?

- Lo que construyes lo haces por pasión. Si luego viene alguien que lo quiere comprar... Pero mis dos mejores obras están en el Aquarium y en Museo Naval y eso es un orgullo. El almirante responsable del museo de Madrid me regaló el libro donde se recogía la maqueta de la capitana Nuestra Señora de la Concepción y de las Ánima, una edición de lujo. Cuando lo abrimos en casa, nos emocionamos toda la familia. Allí estaba mi maqueta, con fotos, detalles... Hay más de 20.000 piezas. Eso es lo mejor de todo. El cénit.

- ¿Cuántas horas calcula que tardó en construirla?

- Cuando pasé de las 5.000 dejé de sumar.

- ¿De tus compañeros nominados, quién es el mejor?

- Palmer es el maestro. Hace buques modernos. Pero tiene una mano para trabajar el cinc y el estaño... Crispín Mola, con más de 80 años, es otro maestro. El mejor en aparejos. Hace modelos del XVIII. Una finura. Louvelli y Ciaurriz son también muy buenos. Seminario trabaja a escalas mínimas: 1/300, 1/400. Hace virguerías...

- ¿Qué le supone la Medalla de Oro de la Sociedad Oceanográfica?

- Todo. Me ilusionó mucho. Es como una vitamina para seguir haciendo maquetas y trabajando en el grupo. Es un aprecio. No tengo palabras para describirlo.


____
www.dofundodomar.blogspot.com

Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?