Wednesday, January 23, 2008

 

«Londres sentó un peligroso precedente al pactar con Odyssey la extracción de un pecio con fines comerciales»

________________________________________________________________

ABC.es
By Emili J. Blasco
January 23, 2008


George Lambrick es cauto sobre la identidad del pecio hallado por Odyssey Maritime Exploration, a la espera de que la propia compañía o el proceso judicial que España sigue contra ella acabe con el secretismo de la empresa cazatesoros estadounidense.

Mientras eso se produce, Lambrick se centra en criticar claramente dos cosas: los acuerdos que el Gobierno británico selló con Odyssey para la búsqueda del HMS Sussex, durante la cual esa compañía habría hallado un pecio español; y el hecho de que el Reino Unido no haya firmado aún la Convención sobre Patrimonio Submarino de la Unesco. El arqueólogo inglés censura con contudencia ambas cuestiones.

-¿Qué opina del comportamiento de Odyssey en toda la polémica sobre su último hallazgo? Usted fue uno de los primeros, entonces como presidente del Consejo Arqueológico Británico, en denunciar la situación de Odyssey en el marco europeo.

-Lo de Odyssey es clara y puramente caza de tesoros. Por eso quisiera subrayar la enorme preocupación provocada por el comportamiento del Gobierno británico, que se prestó a firmar contratos con esa compañía en el marco de un proyecto para localizar el HMS Sussex. No estuve de acuerdo con que el Gobierno se implicara en el proyecto, porque eso creaba un precedente de aceptación de una extracción de material que tenía por objetivo vender patrimonio cultural. Ese apoyo a Odyssey era dar un espurio aire de legitimidad a cualquier empresa de cazatesoros que merodee por el mundo. El Gobierno británico cometió un grave error, y lo que esencialmente ha hecho es apoyar una actividad de cazatesoros contraria a la Convención sobre Patrimonio Submarino de la Unesco.

-La legislación de los países europeos ve el patrimonio submarino como un bien de utilidad pública. ¿Tiene entonces derecho una empresa a comercializar esos bienes públicos?

-Aunque algunas legislaciones nacionales son taxativas, el derecho internacional no es del todo suficientemente claro en esto para poder prevenir que situaciones de este tipo se produzcan. Algo se avanza cuando países como España han ratificado la Convención de la Unesco. Me gustaría que el Reino Unido hiciera lo mismo y no se volviera a implicar más en el futuro en acuerdos como los suscritos con Odyssey. Tenemos esperanzas de que nos escuchen.

-¿El Gobierno británico tomó en serio sus advertencias sobre el riesgo que supone tratar con las empresas cazatesoros?

-No estoy seguro, pero confiamos en que no habrá tratos similares, por ejemplo, con Ruby Mining y su empresa subsidiaria Admiralty en el Caribe, que constituye una amenaza no pequeña para posibles pecios españoles que yacen en el fondo marino.

-¿Cómo es posible que una empresa como Odyssey pueda estar actuando durante tantos años en una zona tan rica arqueológicamente sin mayores trabas?

-Por un lado, puede mantenerse porque tiene suficiente financiación, y el hecho de que el Gobierno británico le hubiera apoyado también atrajo a inversores, que de otra manera no habrían metido ahí su dinero. Por otro, ese mismo espaldarazo institucional británico daba un aire de legitimidad. Pero a partir de ahora, la situación para Odyssey no será tan buena, tampoco desde el punto de vista económico.

-¿Sentará precedentes la batalla legal que libra el Estado español contra Odyssey?

-Sí, cualquiera de esas acciones legales puede tener importantes ramificaciones y por supuesto será algo decisivo dependendiendo del veredicto que se alcance. Una de las cosas positivas es que España no se ha implicado en las cosas en las que se ha envuelto el Gobierno británico, actuando de una manera desde un Ministerio -negociación con el Odyssey para encontrar el HMS Sussex-, y de un modo distinto desde otro Departamento -tratados multilaterales para proteger los restos del Titanic y no utilizarlos con fines comerciales-. Creo que más países, especialmente las mayores potencias marítimas, como el Reino Unido, deberían seguir el ejemplo de España y ratificar la Convención sobre Patrimonio Submarino de la Unesco.

-¿Cómo ve el nivel de la arquelogía submarina en España?

-Personalmente no tengo un conocimiento directo para pronunciarme sobre eso. En cualquier caso, creo que España, como país, se está tomando su patrimonio submarino muy seriamente y eso es importantísimo.


____
www.dofundodomar.blogspot.com

Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?