Tuesday, February 05, 2008

 

Odyssey se burla otra vez de España y exige el secreto total para el «Black Swan»

________________________________________________________________

ABC.es
By Jesús García Calero
February 05, 2008


Parecía extraño que España se declarase satisfecha por conseguir un acuerdo de confidencialidad que limitase el secreto de los datos del posible expolio de Odyssey y, al mismo tiempo, los cazatesoros dieran saltos de alegría por el mismo trato y anunciasen que el documento les permite volver a trabajar en el yacimiento.

Aunque el acuerdo definía como confidencial sólo el lugar del hallazgo del «Black Swan» y los secretos comerciales y tecnológicos, Odyssey se ha vuelto a burlar de España. Se ha guardado mucha información y además la ofrecida está toda declarada como secreto. Cada foto, documento o vídeo ha sido así marcado por la empresa. Incluso las fotos del lecho marino sin datos de interés histórico.

El abuso del acuerdo de confidencialidad, según entiende el abogado español, James Goold, ha motivado dos nuevas mociones de España. En la primera se exige a Odyssey que cumpla las órdenes del juez y entregue, como esta previsto, «todo material que aporte información para identificar del pecio o pecios». No han dado ni uno sólo de los documentos que llevaron a sus espías en los archivos españoles a identificar la zona del hallazgo, cuando «Odyssey ha dejado claro muchas veces que no busca al azar». Algo que figura también en el material aportado desde su propia web (y resulta algo patético que España se vea obligada a citar notas de la web de los cazatesoros ante la falta de información fiable). Incluso las notas de prensa de Odyssey son más elocuentes que la información facilitada al respecto, de acuerdo con la moción.

Algo más que declarar
En el colmo de la desfachatez, Odyssey anunció al consejero español que no revelará la identidad del barco hasta que la empresa decida «corporativamente» hacerlo, a pesar de las claras órdenes del juez. Además, España ha constatado que la lista de objetos extraídos está «lejos de alcanzar la cifra que Odyssey anunció publicamente haber logrado, conservado y examinado en mayo de 2007».

Por todo ello, España exige que se obligue a Odyssey a ofrecer toda la información y a ajustar la confidencialidad a las órdenes del juez, que los cazatesoros no puedan volver a trabajar en el yacimiento y mantengan las piezas recuperadas tal y como están.

España denuncia en otra moción que la orden de protección se emitió para facilitar el desarrollo del caso y no para que Odyssey bloquee todo el material sobre los pecios. Sin embargo, el «secreto de empresa» ha velado todos los documentos. Los cazatesoros que han «presumido ante el mundo» de poseer cientos de miles de monedas de «inmensa significación histórica», ahora pretenden mantener bajo sello lo fundamental. Y corresponde a Odyssey demostrar por qué cada documento debe ser secreto.


____
www.dofundodomar.blogspot.com

Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?